• Dentífricos, ¿Cuál debo usar y por qué?
    Dentífricos, ¿Cuál debo usar y por qué?
    22 de Junio de 2014

    Dentífricos, ¿Cuál debo usar y por qué?

    orthostetic.com/ortosaludable/dentifricos-cual-debo-usar-y-por-que/

    El dentífrico, elemento básico para el cuidado de nuestros dientes, es tan común en nuestras vidas, que pocas veces ponemos atención a lo que nos estamos llevando a la boca. Vienen en muchos colores y sabores, y los fabricantes ponen mucho empeño en la mercadotecnia para sobrevivir a la tan cerrada competencia del mercado.

    En general, los dentífricos están compuestos por:

    • Agua
    • Flúor.
    • Abrasivos.
    • Colorantes.
    • Saborizantes artificiales.

    Pero algunas marcas populares emplean otros ingredientes o hacen variaciones en los porcentajes de los mismos para darle un plus a su producto. Estas variaciones en los componentes de la fórmula pueden ser muy benéficas para ti si los sabes identificar o pueden hacerte la vida imposible.

    Flúor o floruro.Es un mineral que nos ayuda a endurecer el esmalte dental. Puede ser un buen aliado para tus dientes, pero las personas que viven con fluorosis o en poblaciones con agua fluorada, deben evitarlas, ya que pueden causar efectos adversos.

    Abrasivos. Las pastas con cristales o abrasivos suelen ser más eficientes en la remoción del sarro, y hacerte notar cambios inmediatos en el color de tus dientes, pero debes tener especial cuidado con éstas, ya que si tienes problemas de abrasiones de esmalte o sensibilidad dental, solamente lograrás el desgaste excesivo, que se traducirá en la agravación de los síntomas.

    Blanqueadores. Sólo algunas marcas contienen un pequeño porcentaje de peróxido blanqueador, como el utilizado en el consultorio, jamás habrá resultados parecidos a los de un blanqueamiento clínico, pero pueden ser coadyuvantes después de un blanqueamiento con el dentista. No recomendados en personas con dientes sensibles.

    Desensibilizante. Las pastas desensibilizantes contienen elementos como el nitrato de potasio, cloruro de estroncio y flúor, que ayudan a cerrar los poros de la dentina con cristales para que las terminaciones nerviosas no sean estimuladas por los agentes irritantes como el aire o el frío. Se usan en conjunto con cepillos suaves, y normalmente obtendrás buenos resultados. No cuentan con los abrasivos que pulen los dientes, tampoco sustituyen la visita al dentista cuando existe sensibilidad.

    Es importante identificar la pasta que se acomode a tus necesidades para poder evitar futuras complicaciones. No olvides que la visita al dentista es recomendable 2 veces al año. Él podrá ayudarte a elegir el dentífrico ideal para ti.

    Fuente: ve.mujer.yahoo.com

  • Bruxismo
    Bruxismo
    1 de Abril de 2014

    Cuando dormimos varios científicos afirman que suceden cosas sorprendentes en nuestro cerebro del cual gran parte de su funcionamiento es aun incomprendido a pesar de los incesantes avances tecnológicos del último siglo.

    Una de estas características particulares que se desatan durante los periodos de sueño es la aparición de determinadas actividades involuntarias las cuales no pertenecen al consiente del individuo y este no logra evitarlas ni conoce su procedencia.

    Y no solo sucede con movimientos drásticos de nuestras extremidades o conductas inconscientes relevantes como el noctambulismo, sino que también lo podremos encontrar en la contracción de algunos músculos que pueden convertirse en un verdadero problema.

    Esto es lo que sucede con el Bruxismo el cual consiste en un molesto rechinar de los dientes cuando dormidos de forma completamente involuntaria, y altamente nociva.

    Los estudios efectuados por especialistas sugieren que la vehemencia con la cual se suscitan estas contracciones producidas por el sistema nervioso central y generada por los músculos de nuestra boca es causal de un gran número de dolencias y daños que de no ser controlados pueden poner en riesgo gran parte de nuestra salud dental.

    Las micro lesiones son difíciles de identificar a simple vista pero son responsables de un gran número de problemáticas futuras, infecciones, perdida de esmalte y hasta pequeñas pérdidas de piezas dentales.

    Si sufre de Bruxismo alertados por las personas que lo rodean, le recomendamos que visite a su dentista para evaluar los daños causados por la actividad, a su vez debe considerar que esta condición no dispone de tratamiento alguno aunque se recomienda el consumo de infusiones para nervioso antes de dormir, o bien la utilización de protectores bucales, aunque la bruxacion no se detiene y el dolor en la mandíbula al despertar puede ser considerable.

    Esta patología afecta tanto a hombres como mujeres y se determino que aproximadamente el 20 % de la población la sufre de forma activa durante la etapa que transcurre entre los 17 y 20 años de edad.

  • Cuidado temprano de la salud bucal
    Cuidado temprano de la salud bucal
    1 de Abril de 2014


    El cuidado de nuestra salud bucal es trascendental, pero el mayor problema con el cual nos encontramos es que los mismos se incrementan luego de presentarse los problemas, siendo una tarea que debe aplicarse cómo forma preventiva principalmente pero que muchos olvidan hasta que gran parte de su dentadura recibe complicaciones.

    Es por ello que el cuidado debe fomentado desde pequeños, y por lo tanto marcaremos algunas pautas que le permitirán desarrollar un adecuado cuidado de las piezas dentales de nuestro pequeño resguardando su integridad y asegurándole una optima calidad de vida en un futuro inmediato.

    La gran lucha de los padres modernos es con los dulces pero lo cierto es que son perfectamente evitables mediante la aplicación de hábitos alimenticios sanos, y el cepillado constante en caso de ingerirlos.

    Aunque pueda parecer extraño el gran problema de los pequeños con las caries no se debe únicamente a los dulces sino que en muchos casos son sus propios padres quienes contagian al pequeño, se trata de las actividades donde de forma inconsciente o consiente se comparte cucharas, vasos u otros elementos que luego el pequeño utiliza.

    Las bacterias presentes en la boca de un adulto no son para nada similares a la flora que tiene nuestro pequeño, aun más si somos frecuentes consumidores de infusiones cómo café y por supuesto fumadores.

    Es por ello que este acto inofensivo el cual muchos padres practican sin tener noción de la magnitud del mismo es un gran responsable de las enfermedades y patologías bucales en los niños.

    A su vez también debemos instruir a nuestro pequeño en no compartir ningún elemento que se llevara a la boca un compañero de colegio o un amigo, algo muy frecuente a la hora del descanso en las instituciones educativas.

    Para fomentar el cepillado le recomendamos que arengue a los pequeños ofreciéndole dinero, aunque le parezca que esto no debe ser así, es muy eficaz, y en última instancia el dinero que invertirá en el dentista para solucionar caries y otras problemáticas es infinitamente superior al que obsequia al niño por cumplir eficazmente con sus tareas de aseo y cuidado.

    Cuando el mismo logre un crecimiento adecuado se lo agradecerá y la practica formara parte de su vida cotidiana sin siquiera darnos cuenta de la misma.

    Fuente: odontoespacio.com


  • Atletas y su mala la salud bucal
    Atletas y su mala la salud bucal
    1 de Abril de 2014


    Serán deportistas de élite, pero los atletas olímpicos tienen una dentadura peor que la mayoría. Y no es de morder las medallas: más de la mitad de los que participaron en los últimos Juegos Olímpicos tenía caries. Buena parte de ellos reconoció que afectaba a su rendimiento deportivo.

    Investigadores del prestigioso University College de Londres (UCL) se apostaron a las puertas del centro médico instalado en la villa olímpica durante los pasados juegos en la capital británica. Allí acudían los deportistas a revisiones dentales (lo que podría alterar la muestra) pero también a por protectores bucales, a tratar algún traumatismo o a conseguir algún medicamento que no estuviera prohibido.

    Seleccionaron a 278 de ellos y les hicieron una revisión bucodental. Comprobaron que el 55% tenía caries, con una media de dos piezas afectadas y otras 3,4 con algún empaste. Lo peor es que en el 41% de los casos, ya había afectado a la dentina, así que esa muela tenía poco futuro.

    Casi la mitad también presentaban un marcado desgaste dental. Además, dos tercios sufría gingivitis, con una inflamación en las encías. De ellos, el 15% había derivado a una seria periodontitis ya irreversible.

    “Para una edad similar, la prevalencia de la caries y la erosión dental entre la población es del 30%”, dice el profesor del Eastman Dental Institute del UCL, Ian Needleman, y principal autor del estudio recién publicado en el British Journal of Sports Medicine. Su trabajo, que revisó la boca de deportistas de 25 disciplinas de los cinco continentes, también reveló que casi la mitad no se habían hecho una revisión en el último año y que un 8,7% nunca había ido al dentista.

    Aunque su trabajo no mostró diferencias significativas entre deportes o continentes, sí lo hizo por razas. Los deportistas blancos y orientales presentaban menor problemas dentales que los de raza negra. “La etnicidad pudo funcionar como un marcador sustituto del nivel socioeconómico y las disparidades en la salud oral están bien relacionadas con el nivel socioeconómico”, explica Needleman.

    Afecta a su rendimiento

    El deterioro del estado de la dentadura tiene sus consecuencias. Además de las molestias, el estudio mostró que alrededor de uno de cada tres atletas reconoció un impacto en su calidad de vida y un 18% en su entrenamiento y rendimiento deportivo. “La herramienta que usamos para evaluar el impacto era un poco tosca y por lo tanto es posible que el impacto sea mayor”, aclara el profesor.

    Entre las causas de esta mala boca, puede darse una falta de educación en higiene dental. Pero los investigadores también destacan que es parte del precio a pagar por el éxito deportivo. Tanto la frecuencia como la cantidad de carbohidratos y bebidas energéticas que toman es mayor que la de la población en general. Además, se produce un fenómeno de inmunodepresión durante los entrenamiento de alta intensidad y siempre es más complicado limpiarse los dientes en los periodos más intensos de entrenamiento y competición. Y, como recuerda Needleman: “también se les seca la boca cuando llega el momento de competir”.

    Entre sus consejos para futuros juegos olímpicos, Neddleman cree que debería ser obligado incorporar las revisiones dentales a la rutina médica de cada atleta. Además de la mejora de su bienestar, ahí podría decidirse la próxima medalla.

    Fuente: huffingtonpost.es