Consiste en desvitalizar la pieza dentaria extirpando el nervio para luego rellenar el conducto donde este se aloja. Este tratamiento en la actualidad nos permite salvar, con un elevado porcentaje de éxito, dientes que en otro tiempo se hubiesen  extraído.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted